La medición del impacto social se ha trabajado desde muchos agentes diferentes que actúan en muy diferentes ámbitos que van desde la ONU los cerca de 232 indicadores que utiliza para los 17 ODS, hasta la guía del grupo de trabajo CEGES, encargado de la Medición de Impacto Social, que se formó en octubre de 2012 para ponerse de acuerdo en un metodología europea que pudiera ser empleada transversalmente en la economía social del territorio.

En el primer caso para la ONU, la unidad de análisis es el país-estado, mientras que para la UE y su grupo de trabajo la unidad de análisis es el proyecto o iniciativa empresarial social. En definitiva el análisis de los ecosistemas de dimensión meso (medio) es un nicho u oportunidad para que IMPACT HUB se posicione en el panorama del impacto social.

La provincia es un ecosistema económico, social y medioambiental con entidad propia, cuenta con un cuerpo social que vive e incide en el territorio y en gran medida es responsable de su futuro.

La medición de impacto se traduce en la elaboración de indicadores o medidas que permitan ubicarnos en dónde nos encontramos en un determinado momento en ese camino de transformación y a la vez nos permita compararnos con otros ecosistemas.

IMPACT HUB ha realizado un primer análisis comparativo de las 50 provincias españolas entendidas como ecosistemas de emprendimiento de impacto, gracias a un modelo de análisis propio. El modelo de análisis se construye con 133 indicadores que sirven de base para elaborar diversos índices en relación a 3 ejes (económico-empresarial, socio-cultural y medioambiental), 2 articulaciones (condición, retorno), 6 dimensiones (políticas, finanzas, cultura, mercado, capital humano y estructura) y 4 niveles de vibración (densidad, fluidez, conectividad y diversidad).

Este análisis comparativo de los ecosistemas de emprendimiento de impacto revela que los ecosistemas mejor posicionados son los dos grandes núcleos que suponen Madrid y Barcelona y las provincias catalanas y vascas, entre ellas Gipuzkoa.

Una de las características de la sociedad actual del entorno donde vivimos es el exacerbado consumo de todo tipo de bienes y servicios que, en muchas ocasiones, como con los alimentos, son despilfarrados y acaban en la basura. La fuerza de la publicidad y de los medios de comunicación vienen jugando un papel determinante en la construcción del imaginario colectivo donde los valores más consumistas se han asentado como paradigma de la felicidad, el éxito o el ser referente social. Pero este modelo dominante está acarreando graves impactos ambientales y sociales difíciles de asumir como especie y civilización. Se está sobrepasando la capacidad de carga y regeneración del Planeta y, además, tal como se viene señalando desde las ciencias sociales, el “consumismo”, la acumulación de bienes, el usar y tirar… al final no son fuente de felicidad y el deseo de comprar, en vez de satisfacer, impulsa a nuevas y más compras.

Teniendo en cuenta la situación descrita, es necesario crear herramientas de empoderamiento social que consolide una estrategia de transición hacia otras formas de satisfacción de las necesidades personales y colectivas, donde la sustentabilidad de nuestras comunidades se asiente en principios de justicia e igualdad y la felicidad sea un indicador que se pueda medir en términos de equidad intergeneracional y de géneros, hábitats más sostenibles y saludables y paz con el planeta.

Conscientes del momento en que vivimos tras la irrupción del COVID19, de la complejidad de la sociedad actual, del proceso de globalización en el que estamos inmersos y de incertidumbres socio políticas y sociales, la propuesta que presentamos consiste en desarrollar un proceso de reflexión y creación colectiva que permita asentar valores de sostenibilidad y equidad en la cotidianeidad de nuestras vidas. En el proceso se construirán herramientas que faciliten y permitan consolidar hábitos de compra más sostenibles, solidarios y saludables. Una nueva cultura en el acto diario de comprar, construyendo y consolidando una ciudadanía reflexiva, consciente, responsable y activa en el abastecimiento y satisfacción de sus necesidades básicas.

La forma en la que se abordan los problemas que afectan a la sociedad en su conjunto, necesita de nuevos prismas y guías de acción. En este sentido, el proyecto que se presenta está centrado en la reflexión y búsqueda colectiva de los retos y soluciones a los que se enfrenta el desarrollo rural en la comarcas de Goierri mediante la planificación, acción participativa y comunitaria. En este sentido, el objetivo principal es generar foros de participación ciudadana, iniciativas, que permita ​el impulso de la zonas rurales en la comarca del Goierri con una visión integrada en la sostenibilidad de todos los núcleos poblacionales de la comarca.

La necesidad de adoptar soluciones para un desarrollo local, justo y sostenible en la citada comarca, requiere de herramientas como las que se presentan en este proyecto donde las alianzas público-privadas y en este caso, el sector primario, desempeña un papel central.

En este sentido la teoría U, permiten descubrir nuevas perspectivas a los objetivos que plantea el proyecto, explorando nuevas formas de abordarlos. Un proceso de aprendizaje colectivo que nos proporcionará soluciones novedosas para satisfacer demandas y necesidades identificadas en el tiempo pero que requieren abordarse en los complejos escenarios globales actuales y con paradigmas nuevos en claves de sostenibilidad y desarrollo local.

Circular Hub es una iniciativa multi-actor creada en febrero de 2016 en el seno de Impact Hub Donostia con el objetivo de acelerar la transición hacia una Economía Circular, que experimenta nuevas formas de actuación a diferentes niveles, generando conocimiento y experiencia para contribuir a que se implanten modelos Circulares a nivel local, regional y nacional.

A través de Circular Hub se busca demostrar que la Economía Circular genera un desarrollo social mayor que la economía lineal. Todo ello enfocando actividades en 3 líneas principales: (1) el desarrollo de micro experiencias tangibles y escalables que ayuden a visibilizar la economía circular en Gipuzkoa, (2) la educación en valores de por qué es clave la implementación de la economía circular en cuanto a los beneficios de la misma, y (3) la involucración de los agentes clave que hacen posible la economía circular a nivel territorial.

Las actividades más relevantes desarrolladas hasta el momento han sido las siguientes:

Este proyecto surge a partir de una oportunidad detectada durante el taller realizado con empresas guipuzcoanas en Marzo de 2019 dentro del proyecto METODOLOGÍA PARA LA CIRCULARIZACIÓN DE EMPRESAS, en la que participaron más de 15 empresas del territorio. Entre ellas: Uvesco, Eroski, Salto Systems, Askora, Emaus, Fagor Motorlan, Envaseko, MRW, Haiku Futon, Hettich y EkoRec.